¿Cómo afecta el naming a la estrategia de internacionalización de una marca?

Escoger el nombre de una empresa es quizás el momento más importante para cualquier negocio. El naming es un proceso creativo a través del que se crea un nombre de marca. Es, por lo tanto, una etapa de larga duración y que requiere mucha paciencia. Al fin y al cabo, el nombre de una marca y el logotipo de la misma son señas identificativas  que le permitirán distanciarse de los competidores, tanto en el mercado nacional como internacional. Además, distinguirse con un buen nombre permitirá que los usuarios diferencien nuestra marca de las demás. Ese hecho es muy importante a la hora de expandir una marca. Como también lo es el hecho de que el naming de la misma no tenga una traducción o un sonido malsonante en el resto de países. Hacer un test de nombres adecuado desde el principio, puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso en nuestra estrategia de internacionalización de marca futura.

¿Qué es un test de nombres?

Un test de nombres es una herramienta que sirve para testar la opinión que tiene el público del diseño gráfico y del naming corporativo escogido. Es en definitiva, una encuesta para conocer la percepción que tienen las personas ajenas al proyecto del llamado verbal branding.

El test de nombre nos permitirá saber si hemos seguido todos los pasos en el proceso de creación del nombre de marca de manera adecuada.

  1. El nombre de marca debe ser fácil de recordar y distinguirse de la competencia, de tal manera que se eviten posibles confusiones por parte del público.
  2. Es muy importante que esté disponible, aunque este es un aspecto que debe resolverse en los primeros pasos del proceso de creación del nombre.
  3. Que el nombre de marca escogido sea competitivo es crucial. Hay que evitar que el nombre elegido sea parecido al de la competencia, tanto en el mercado nacional como internacional.
  4. Comprobar la escritura del nombre en diferentes formatos y tipografías es muy importante. Al ser parte de la personalidad de la marca, hay que asegurar que la lectura sea correcta en cualquier contexto y país.
  5. Por último, hay que comprobar cómo suena el nombre en otros idiomas. Tanto si tenemos pensado iniciar una estrategia de internacionalización a corto o largo plazo, es importante escoger un naming que se adapte a cualquier lengua.

En definitiva, el naming es un proceso creativo que puede resultar crucial para el devenir de la empresa que busque hacerse un hueco en el mercado internacional. Por eso, realizar un correcto test de nombres es una fase importante para el futuro verbal branding. Iniciar una estrategia de internacionalización de marca debe comenzar desde los aspectos más básicos de la misma. El naming, por lo tanto, debe ser una parte fundamental de esa estrategia. Escogerlo de forma adecuada puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *